Contáctanos +

EXCESOS


EXCESOS

Resulta doloroso, además de indignante, que basados en un simple rumor cuatro países de la culta Europa hubieran adoptado medidas abusivas y ofensivas contra la delegación encabezada por el jefe de Estado de Bolivia prohibiendo a la nave presidencial sobrevolar su espacio aéreo obligándole a aterrizar en Viena y permanecer allí por 13 horas a la espera de que los gobiernos de España, Italia, Portugal y Francia desistan de su determinación.

Cual si se tratara de un grupo de personas iletradas e ignorantes, usaron el rumor (el chisme) como pretexto para el atropello, cuando, de existir la sospecha de que el espía norteamericano se encontraba en el avión presidencial, lo más simple era tomar el teléfono y preguntarle a presidente ruso Putin si el sujeto continuaba o no en el aeropuerto donde se halla establecido desde hace unos días a la espera de que algún país soberano le otorgue asilo. Con seguridad que esa acción no habría llevado más de 3 minutos y se hubiera evitado una ofensa gratuita como la perpetrada contra el Presidente Evo Morales con total desconocimiento de normas diplomáticas en vigencia.

Este hecho nos hace ver que la prepotencia y la arbitrariedad no había sido patrimonio exclusivo de nuestros países en los que las leyes, los principios de derecho y los derechos humanos son violentados sistemáticamente, por ejemplo cuando se persigue y apresa a las personas que no comparten con la línea política de los gobernantes, se les somete a escarnio público, se afectan a sus bienes y su familia, se les siembra pruebas, e incluso se acribilla impunemente a sola sospecha de ser terroristas.

Las disculpas a medias brindadas por los gobiernos involucrados en el escándalo no compensan el mal momento y la humillación que le hicieron pasar al presidente del Estado, como tampoco internamente compensarán sentencias tardías de absolución para quienes se hallan años de años perseguidos o privados de libertad.

Las injusticias y el uso abusivo del poder deben ser rechazados con firmeza por las sociedades de todos los confines del universo, independientemente de quienes sean las víctimas y no esperar a ser directamente afectados/as para sentir indignación y dolor ya que en el carrusel de la vida todo cambia y un día podemos sentirnos omnipotentes y otro sentir en carne propia la vulnerabilidad de la condición humana.

Este doloroso incidente, los bolivianos y bolivianas, incluidos nuestros gobernantes, debemos convertirlo en una oportunidad para replantear nuestra forma de relacionarnos tanto interna como internacionalmente, evitando excesos de victimización o exitismo; ser firmes al denunciar, pero cautos en nuestras expectativas.

Julieta Montaño Salvatierra


Sin comentarios aún.

Deja un comentario



Contacto

Dirección: Ayacucho 628 (entre Ladislao Cabrera y Uruguay)
Telf. (591 - 4) 4228928
Fax (591-4) 4251551
Email: ojmujer@entelnet.bo

Cómo apoyar

  • Miniatura de la noticia
    #NosDuelen56
      La Oficina Jurídica para la Mujer se suma al lanzamiento digital de la Acción global #NosDuelen56 del 15...

Biblioteca

  • Miniatura de la noticia
    Biblioteca Gabriela Sánchez
    Su colección alcanza aproximadamente 10.000 ejemplares de documentos en distintos soportes: material bibliográfico, audiovisual, hemerográfico,...


Nos apoyan:
Conexión, fondo de emancipaciónNED